lunes, 2 de julio de 2007

Una modesta propuesta

(Después de unas merecidas vacaciones -aunque mi jefe no opina lo mismo-, volvemos al tajo, bueno, al manzanares)

Siempre me ha llamado la atención la costumbre de la gente de saludar con la mano a la tripulación y pasaje de un barco que pasa frente a un puerto o junto a la orilla de un río. Lo mismo ocurre cuando se cruzan dos barcos. Alguien saluda y de inmediato obtiene otro saludo multiplicado por cien como respuesta. Se crea una corriente de buen rollo que proporciona una sensación... eso que piensas "joder, si no cuesta tanto llevarse bien".

Así que he aquí mi modesta propuesta: que las reuniones de los dirigentes de alto nivel de países en conflicto se celebren en dos barcos, con megáfono si es necesario, para que con el primer saludo se cree un clima de buen rollo que facilite las negociaciones y posibilite la consecución de acuerdos.

Yo creo que la paz es posible si nos lo creemos...

Lo malo sería que algún politicucho adujera el mareo como excusa para evitar acudir a las cumbres oceánicas.

3 comentarios:

siouxie dijo...

Eso, eso!!. Y que ese barco sea el "Princesa del pacífico", con el capitán Stuving recibiendo a los pasajeros como a invitados de honor, y a la relaciones públicas "julie" buscándoles rollitos marineros para despejarse entre discusiones....
(!Ay qué bodito, voy a por confetti¡)

Even Dozen dijo...

Y la Piña Colada de Isaac... mmmmmm....

Y las 15 chicas en biquini ochentero tomando el sol en las tumbonas de la cubierta dos...

Jonathan Esteso dijo...

Por cosas como esta es por lo que uno se declara crucerista militante ;-)))