jueves, 20 de julio de 2006

El origen de la expresión: ser de la partida

En vista de los muchos mensajes recibidos (bueno, no tantos...) animándonos a continuar con esta apasionante sección, hoy vamos a satisfacer una petición. Trataremos la expresión "ser de la partida".

Habrá quien opine que esta expresión proviene de una de las acepciones del sustantivo "partida", que lo define como "En el juego, conjunto de varios que entran en él como compañeros, contra otros tantos." Así, "ser de la partida" sería equivalente a formar parte del grupo de compañeros que van a entrar en un juego.

Sin embargo, el equipo de "El origen de la expresión", dicharachero como el que más, no se podía contentar con una explicación tan sencilla.

Es así que tras arduas investigaciones hemos descubierto el auténtico del origen de esta expresión.

Aquí Alfredo Aurelio, aquí unos amigosLa historia data de 1926 cuando el delantero centro Alfredo Aurelio, famoso en su club, el Real Tapas de Lavapiés, además de por portear las bolsas de balones, por llevar un record todavía hoy vigente de 140 partidos sin ser titular, tenía fundadas esperanzas de ser titular en el derby contra el Sporting Garitos de Malasaña, sustituyendo a uno de los dos delanteros centros de su equipo, que le cerraban el paso a la titularidad, Luisón y Sahuquillo, y que se encontraban, respectivamente, sancionado y lesionado. Como unas castañuelas estaba Alfredo Aurelio, completamente seguro de que sería titular. Y cuenta la historia que el entrenador (C.A. Amarrategui) convocaba partidas de mus entre los titulares, antes de cada partido importante. Ya tenía A.A. el palillo entre los dientes y la copa de coñac en la mano cuando C.A. se le acercó y le dijo: "¿Ande vas, desgraciao? Que tú no eres de la partida..." Con lo cual el pobre A.A. supo que tampoco sería titular y siguió engordando sus estadísticas de impenitente calentador de banquillos. Por lo visto, a última hora el entrenador había decidido cambiar el sistema y jugar con cinco centrales, cuatro centrocampistas y un enganche, sin delantero centro, descubriendo con ello el barraquismo. Por su parte, A.A. anunció su retirada al final de esa temporada, dedicándose el resto de su vida a la hostelería: en concreto, regentando un bar de putas, llamado La Partida, que gozó del éxito y los parabienes de la selecta clientela del muy castizo barrio de Lavapiés.

Este es el auténtico origen de la expresión "ser de la partida". Esparcíos por el orbe propagando la buena nueva. Bueno, tampoco hace falta que os vayáis a Casa Dios. Bastará con que contéis la bonita anécdota en tertulias y corrillos.

8 comentarios:

El profe dijo...

Desconozco la expresión.... será que no me muevo por los mismos óvalos (los círculos son muy aburridos :-D) que usted, amigo trotamundos.

En cualquier caso, me gusta más la acepción vigésimoquinta del DRAE, y lo probable, es que a ella se refiera. No obstante ello no es óbice para que la explicación que muestras sea tan válida como la que más.

meru dijo...

De qué mente trastornada puede salir esto... :DDDD

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

I'm impressed with your site, very nice graphics!
»

Anónimo dijo...

Vaya tontería más grande!!!!

Ya en el libro de Juan Valera, Genio y Figura, se habla de Ser de la partida!!!

Y eso es muuuuuuuuuucho antes!!

Guillermo dijo...

Aquí en la Argentina también se usa esa expresión. Probablemente es herencia de la época colonial.

Anónimo dijo...

Vaya trola inventada. Se desacredita del todo!!!!! Ni caso. Viene del mundo de la hípica.