miércoles, 8 de agosto de 2007

Diálogos históricos que habían permanecido ocultos

Sir Edmund Hillary, de camino a la cima del Everest, pregunta insistentemente al sherpa Tenzing Norgay:
- ¿Falta mucho? ¿Falta mucho?

4 comentarios:

J dijo...

¿Si? ¿Será Sir? ¿No? ¿O será Norl?

Tartamundos Trotamudo dijo...

Sirl... ya está corregido. Grazie.

un6yun4 dijo...

Lo que no reflejan las cronicas, quizas para preservar el mito, es que el tal Sir Edmund sufria la enfermedad de la altitud, o sea, a su metro noveinta y pico de altura el tal Sir Edmund se habia ido golpeando el craneo isistentemente por los quicios de todas las nepalies puertas por donde pasaba, quedando los nepalies desquiciados y el en un estado perpetuo de confusion o, utilizando el termino cientifico, atolondramiento. Anotar tambien que la pregunta sintomatica "falta mucho?, falta mucho?" podria llevar a un diagnostico erroneo al confundirlo con el conocido sindrome del autobus del Inserso.
En ambos casos el tratamiento seria el mismo: indiferencia de dos colores, antes, durante y despues de cada comida.

siouxie dijo...

"¿falta mucho, falta mucho..?.
!Qué recuerdos de mi dulce infancia me traen esas palabras..., !Ay , esos fines de semana en el renault 12 ranchera camino del pueblo, acompañada de mis hermanos, mis padres, mi abuela, mi perro, las maletas, los juguetes...