viernes, 15 de junio de 2007

Un estudio del Profesor Sanahuja

Sí se puedeLas dicotiledóneas y las partículas subatómicas marginadas.
Una relación improbable pero existente.


Tal como en su día expuso el afamado fanerógamo Igor Montoya "el habichuela", del MIT (Massanassa Institute of Tontolhaba's ), en lo que constituyó el acta de creación de la física cuántica dicotiledónea, el guisante es una dicotiledónea. Cierto que no es la más famosa de ellas, ni se lleva la partida en cuanto a lo que viene siendo el peso fratulente. [Recordemos que el peso fratulente es la magnitud que mide el poder sonoro y fétido potencial de un gramo de dicotiledónea. Magnitud, pues, de extrema importancia en la disciplina que nos ocupa.]

El guisante es a la física cuántica dicotiledónea lo que el carbono a la química orgánica. Es el elemento en torno al cual gira toda la combinatoria que regula las reglas de la aceleración del peso fratulente (smell of shit, como le llamó el Profesor Tristranbrakrer de la prestigiosa Universidad de Wisconsin). Recientes estudios demuestran que el peso fratulente de la alubia blanca se multiplican por un factor de 3.20 cuando se combinan con el guisante en condiciones adecuadas de presión, temperatura y hambre.

Por otro lado, la física cuántica bastarda ha dado a la luz hace más bien poco un estudio que viene a rebentar las ideas preconcebidas por los jacobinos físicos cuánticos adocenados de toda la vida. Hay nuevas partículas subatómicas que no se avienen a convenciones sociales preadquiridas por la sociedad pequeño-burguesa que se supone que reina en lo que hasta ahora entendíamos como átomos y moléculas. Las partículas subatómicas también tienen su vida privada y les gusta gozar de su tiempo libre a su puta bola y sin tener que dar explicaciones a nadie.

La física cuántica bastarda ha demostrado que existen partículas subatómicas pequeñísimas que son las culpables de llevar a las hasta ahora conocidas (protones, neutrones, electrones, neutrinos, positrones, y toda esa peña) por la senda del mar vivir. Son lo que se conoce en lenguaje científico como "malas compañías". El profesor Van Atoppen de la holandesa Universidad de Coffeeshoppen ha identificado tres tipos de partículas atómicas marginadas: los pasones, los trotones y los galopones.

Los pasones serían las partículas subatómicas marginadas más lentas, pero las que disponen de mayor energía potencial en los bolsillos. Hay quien propuso llamarlas "conejitodeduracells", pero finalmente se descartó el término por no hacer publicidad. Se suelen llevar de parranda a los protones.

Los trotones son los intermedios. Suelen hacer buenas migas con los neutrones, a los que les da todo igual y se suelen combinar, en grupos de cinco, en pseudomoléculas conocidas como botellones.

Los galopones son los más rápidos y los más efímeros. Quizás por ello reciben el nombre alternativo de subpartículas punk. Los electrones tienen facilidad para ponerse hasta el tranchete con los galopones.

Empíricamente no se ha demostrado relación alguna entre las partículas subatómicas marginadas y el peso fratulente de las dicotiledóneas. Sin embargo, estudios teóricos realizados por el abajo firmante revelan que los ratios pasones / trotones / galopones presentes en las dicotiledóneas son constantes y, en particular, en el caso del guisante, consiguen crear un buen rollo entre las dicotiledóneas que se hallan en su compañía: una fiesta guapa que consigue multiplicar el peso fratulente de las combinaciones resultantes. He reunido un equipo de investigadores de reconocido prestigio que me ha de ayudar, en los próximos meses, a demostrar de manera empírica lo que he expuesto en esta introducción y desarrollado de manera teórica en los capítulos que siguen.

3 comentarios:

profesor o'franagan dijo...

¿donde dice fratulente no debería decir flatulente? pregunto

Tartamundos Trotamudo dijo...

interesante cuestión...

lo cierto es que casi todos los términos científicos son neologismos y su ortografía, hasta que se estabiliza y es admitida por la academia correspondiente, siempre sufre idas y venidas...

más cuando tenemos en cuenta que, como es el caso, algunos términos son "traducidos" directamente de lenguas extranjeras...

no obstante, tendré que consultar con el Profesor Sanahuja

Pilarín dijo...

Si la física en mis tiempos hubiera sido explicada en éstos términos, hubiera podido aprobar mas facílmente.

Se me han saltado las lágrimas en la clase.