viernes, 9 de marzo de 2007

Murphy no tiene ni media hostia #5

Sostiene la variante de la ley de Murphy conocida como Ley de Planck o de atracción de partículas:
Toda partícula que vuela siempre encuentra un ojo abierto.
Desafíe a Murphy y a todos sus acólitos, amigo lector. Camine por la vida con los ojos cerrados y así ninguna partícula osará introducirse en sus ojos de usted.

Una versión menos radical propone ir por la vida con gafas de sol.

5 comentarios:

el profe dijo...

Estimado amigo, en esta ocasión Murphy se muestra errado. La partícula en cuestión se dirigirá a cualquier orificio, mucosa o zona especialmente molesta que se halle descubierta, si caminase usted con la boca abierta ¿dónde piensa que iría la partícula, especialmente cuanto más repugnante fuese?

La solución realmente radical para caminar por la calle, es ponerse una bolsa de plástico en la cabeza y atarla fuertemente al cuello con un cordel.

El Arrepentido que se arrepintió dijo...

Con la propuesta suya, seguo no entrará partícula alguna en los ojos, pero es cosa segura que usted entrará a un hospital o al Reino de Dios, al chocar con un poste de alumbrado público o terminar entre las ruedas de algún camión en el que su camionero no se percate del baboso que vá con los ojos cerrados por el medio de la calle.

Lo de las gafas es descartable, porque siempre le quedan los costados para que entren los bichos con alas, que al parecer se graduan en eso y lo hacen con experticia asombrosa.

Lo de la bolsa sirve un poco más a nuestro proposito, pero tambien hay que descartarlo de plano, puesto que se nos haría muy dificultoso llegar a donde nos proponemos, debiendo detenernos cada cierto rato para quedarnos inconcientes por asfixia.

Saludos

Tartamundos Trotamudo dijo...

Patatas traigo!!!

Tartamundos Trotamudo dijo...

Patatas traigo!!!

Tartamundos Trotamudo dijo...

Patatas traigo!!!