viernes, 7 de diciembre de 2007

Mis insultos favoritos: pringao

No diréis que no avisé.

Aquí tenéis la prometida entrada de Mis Insultos Favoritos dedicada a un insulto que podemos calificar tanto de finisecular como de milenarista. Y tengo mis razones para ello, otra cosa es que las vaya a desvelar a las primeras de cambio.

Instrucciones de uso: pringao debe pronunciarse poniendo un mohín de asco, doblando los labios hacia arriba en claro ademán de que el aludido te repugna, y concentrando en la mirada todo el desprecio que uno sea capaz de desplegar.

Porque, sí, amigos, pringao es un insulto que degrada al interfecto hasta el nivel del betún o, más abajo incluso, bajo tierra. En una sola palabra se concentra el significado de varios insultos, como pardillo, tonto, gilipollas, cenutrio incluso.

Todos conocemos a algún pringao, pero por si no os viene ninguno a la cabeza, aquí os pongo la foto de uno de ellos:

(Fotografía prestada desinteresadamente -si bien ellos no lo saben- por esta web)

Seguramente el tal Jose Angel es un gran tipo, amigo de sus amigos, primo de sus primos, amantísimo... hijo de su santa madre... lo cual no quita que sea un pringao, con todas las letras.

Que os habréis fijado, suspicaces lectores, que falta la d, porque teóricamente debería escribirse pringado. Pero es que si lo escribimos con todas las letras, eliminamos parte del significado de la palabra. Así se define en wordreference la palabra pringado:
pringado,da
1. m. y f. Ingenuo,incauto,que se deja engañar con facilidad:
es tan pringada que se lo ha creído todo.
2. Persona que hace el peor trabajo o se lleva la peor parte:
siempre te toca ser el pringado de tu oficina.
Y así pringarla:
pringarla loc. col. Malograr un asunto, hacer o decir algo inoportuno.

Cagarla, añadiría yo. Comerse un marrón, completaría la definición.

Como veis, amigos del improperio, pringao es un insulto complejo, de difícil idiosincrasia. Incluso, si le aplicamos un diminutivo, podemos darle un cariz cariñoso (pringaíllo). Utilizadlo, como todos, con moderación. Ya os supongo duchos en el arte de insultar, si sois habituales de esta sección.

Para finalizar esta entradilla, quería dedicar esta palabra a todos los que trabajan en mitad de un puente.

3 comentarios:

Mic dijo...

Aclaremos, aclaremos.

¿A los que trabajan o a los que van al trabajo?

¡Que no es lo mismo!

el pelos dijo...

se recomienda escuchar a to monumen:

http://www.artesonado.com/musica/freaky.htm


(merece la pena penita pena aguantar hastal final del tema del tal cristiano y mono sensual...)

Manzanita Roja dijo...

No te olvides de Papanatas xD