jueves, 29 de junio de 2006

El conceto es el conceto #3


(Ante la avalancha de comentarios y emilios recibidos recavando información acerca del conceto de la media hostia, como nos debemos a nuestros lectores -y al banco- aquí va ese esperado monográfico sobre ese conceto tan gambitero)

La media hostia: También conocida como semioblea, aunque es este un término que sólo utilizan los estudiosos de la materia, podemos definir la media hostia como un quiero y no puedo de hostia. Es decir, lo que viene siendo la mitad de una hostia completa, ya sea esta en su sentido literal o en el figurado. Claro está que nadie comulga con medias hostias, pero, en los tiempos que corren, también es muy complicado encontrar a alguien que comulgue con ruedas de molino.

¿Que qué tiene que ver una rueda de molino con la media hostia? ¡Ya me gustaría saberlo a mi!

En fin, lo que a nosotros nos interesa es el sentido figurado de la media hostia. Me vengo a referir al leve golpe con el revés de la mano en mejilla ajena, mientras se mira el tendido al más puro estilo Michael Laudrup. La media hostia es una y trina. La media hostia es fin y medio en sí misma. La media hostia pena por el mundo al encuentro de su otra media hostia. La media hostia siempre ha sido un conceto arcano, misterioso y secreto que oráculos, sacerdotisas, druidas, alquimistas y masones han transmitido de boca a oreja a lo largo de los siglos desde los brumosos despertares del mundo tal como lo conocemos.

Pero la principal aportación de la media hostia al conocimiento y la cultura humanas ha sido, es y será la expresión "No tienes ni media hostia", que deja al receptor de esa lindeza a la altura del betún, suponiendo que el betún pueda ser lo suficientemente alto como para que su altura sea perceptible. Por cierto, no sé si están los lectores al tanto de que Murphy no tiene ni media hostia. Si no lo están, deberían.

En cualquier caso, el lector que reciba la expresión "No tienes ni media hostia" debería entender que su interlocutor está mostrando una alarmante falta de respeto por su persona. Incluso, diríase que se muestra poco amistoso, hasta hostil. Como decía un conocido de este humilde escriba, poco leído (el interlocutor, no yo, ya que mi bitácora se encuentra entre las más visitadas de la blogosfera, y como supongo que todos mis visitantes saben leer, infiero que este humilde escriba es muy leído)... decía que un conocido mío decía aquello de "Hoy en día cualquier mismundi (sic) puede ser millonario". Sepa el lector, y con esto concluyo, para solaz de lectores con vista cansada, que si te dicen que no tienes ni media hostia, te están llamando mindundi... con lo cual, quién sabe, quizás algún día puedas llegar a ser millonario.

2 comentarios:

DomK dijo...

Ya me ha quedado completamente claro lo de la "media hostia".

Pero me queda una pequeñísima duda, se pueden repartir medias hostias a diestro y siniestro o sólo a siniestras?

Tartamundos Trotamudo dijo...

Buena pregunta, DomK.

Se pueden repartir medias hostias a diestro y siniestro, siempre que tengas cerca a El Cordobés Jr. y a Peter Murphy. En caso contrario, sólo a las Siouxies.