domingo, 10 de septiembre de 2017

Aforismo de todo a un euro #100

Era una pareja tan bien avenida, tan bien avenida, tan bien avenida, que al final se convirtió en bulevar.

(Gracias, Nancy)

4 comentarios:

Bricd dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bricd dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bricd dijo...

2ª Revisión para un texto sin complejos:

Baluarte era, por parte de madre lo que en la pila consintieron sus padres como Bienvenida al hombre que por nombre llevaría en vida sin que fuese ello un reconocimiento de su sexo; algo que por costumbre tuvo no entenderlo hasta pasada la adolescencia.
Luego, fecha la mili y regresando al pueblo ya fue saliendo a pocos lo que desde la calle, o por la acera de enfrente, se cotilleaba, por lo bajo, a grandes voces. Era lógico. En pequeñas poblaciones, de barrio, cuando llueve todo son lodazales y barros.

Con el tiempo pasó una oposición y se hizo guardia consiguiendo por ley, y por orden, pareja para el trabajo. Y quedó encantada con ello aunque a pesar de esto los pusieran, muchas veces, verdes por llegar tarde a casi cuanto lugar o acontecimiento ocurría, incluyendo travesía, paseos o avenidas.
Al verlas venir fue parte de su retrato de cada día cuando de tarde, con vieja máquina de escribir, realizaba los informes...


Por lo que se deduce que ──aforísticamente hablando── no hay pareja mal avenida por atravesado paraje, si no uniforme mal planchado. Y el que calle ──arriba o abajo── otorga.


Un aforismo, el tuyo (bueno, gracias a Nancy). claro, que da pie a callejear por entre el bordillo o sobre él. Al límite

PD: Me gustaron mucho tus anteriores exposiciones o relatos y aunque no entre a trapo no pienses que no tuve nada qué decir, sólo que lo dejé pasara pues me parecían demasiado intimistas como para opinar. Por ello me mantuve al margen; es decir, me marginé y me zampé las palabras. Hice varias pasadas por ellos, algunas por alto como los aviones de reconocimiento, y me fui volando sin más. Regresé en orden de vuelo y oteo y releyendo a puertas de algo qué decir, me callé y no opiné.
Hay relatos que viven con demasiada arena y de toalla de playa como para decir algo.
Me alegro que sigas publicando. Qué nunca decaiga el ánimo, ni las absurdas palabras que cuentas a pocos parte de ese *Neopreoperacionismo Subrealista nacido en su día en la escuela superior de bellas artes
*[Término acuñado por el ínclito ilustrador y poeta d:D´, nacido como consecuencia de la mala audición de muchos o del emisor que precariamente pronuncia]
Saúde camarada

Anónimo dijo...

¿Bueno, aquí cuándo se come?
¿Es decir, para cuándo algo nuevo?
SS