miércoles, 17 de octubre de 2007

Destripando frases hechas: me cago en dios

Arrepentíos pecadores... y cagones
A ver si van a venir por aquí los amigos de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional -no me acuerdo si era en este orden o no- buscando jaleo. Sabed, amigos míos, que tantas visitas me habéis proporcionado, que hablo únicamente de una expresión que tiene mucha aceptación en lo que viene siendo España, nada personal, únicamente nos hacemos eco de algo que se dice en las calles, las tabernas y los lupanares... Además, no tenemos por qué dar explicaciones.

Es una expresión que está en la calle, como decimos... agnósticos, ateos y creyentes (aun creyentes en un algo) se cagan por igual en eso que venimos conociendo como Dios. Curiosamente, es una costumbre de mal gusto que sólo tiene lugar en lo que otrora fuese reserva espiritual de Occidente, that is, Spain.

Vamoraver... en primer lugar, cabe destacar lo incoherente de la escatología en asuntos relacionados con teología: juntar la mierda y la religión es algo que no se le ocurrió ni siquiera a Francisco de Quevedo, ¡vive Dios! O, ¡pardiez! si lo prefieren.

Veamos, si extraemos el factor literal a la expresión veremos que sólo es posible defecar encima de una imagen de Dios, es decir, encima de algún "santo" que represente a Dios, por aquello de la incorporeidad que se le supone a esa deidad que viene siendo protagonista de ciertas religiones monoteístas... (Ahora me tengo que morder la lengua, y con la sinhueso sangrando, continuar escribiendo esta entrada sin caer en la tentación de imaginar qué ocurriría si ciertas personas profirieran exclamaciones subidas de tono de tenor excretor sobre ciertos profetas de origen árabe... no digo ya deidades... memo: you better don't put into this berenjenal).

A mi esta expresión me plantea dudas de origen teológico, dado que, como todo dios sabe (ji ji ji), Dios es uno y trino, de modo que... cuando alguien se caga en Dios, ¿se caga en Dios Padre, Jesucristo o en el Espíritu Santo? ¿En los tres a la vez? ¿Diarrea acaso?

No quiero seguir con el tema... o sea, que termino ya, no sin antes recordar que como Dios está en todas las partes, eso quiere decir que Dios también está en letrinas, servicios, excusados, retretes, wáteres, inodoros, aseos, lavabos, baños, corrales, campo y entradas de garajes, es decir, todos los lugares donde los españoles hacen de vientre... polotanto, proferir esta expresión de tan mal gusto es simple y llanamente decir una obviedad sin significado alguno.

Así que no hace falta que la uséis... mejor la sustituís por ¡cáspita! o ¡leches! que son mucho más terrenales. Hacerme caso, venga.

7 comentarios:

Algoteniaqponer McKenzie dijo...

Alaaaaaaaaaa
Lo que ha dichoo....

Anónimo dijo...

Creo que en Italia (¿O Grecia?) se follan a Dios y a la Virgen.

Dra. Love dijo...

Gran entrada Trotamudos, como me gusta cuando te lo curras un poco. Recuerdo que en un bonito pueblo de l' Emporda, habia una viejecita encantadora que usaba la variante: em cago en el cony de deu, lo que daba a entender que por aquellos lares, dios es mujer, no?

Animalvoy dijo...

Pues yo,sumido en mi ignorancia creía que era "Cagon San Dios!!!".Ahora ya he visto la luz...

un6yun4 dijo...

Yo una vez escuche: "me cago en las tetas de la virgen para que el niño mame mierda...", que mas o menos es lo mismo pero utilizando un intermediario. Muy de nuestros tiempos. Claro que estamos asumiendo que la virgen es la madre del niño y que el niño es el hijo del dios padre todopoderoso. Y a mi tanta asuncion como que me deja descompuesto (y sin novia).
De todas formas, si eres ateo y te cagas en algo que no existe, que pasa con esa mierda? donde va parar? hay por ahi una poza septica donde guardar tanto excremento por si acaso algun dia el tal dios aparece?
Yo propongo llevarla al banco, total, si dios no viene nunca a reclamar lo suyo se lo pueden quedar. Desinteresadamente, pero con intereses.

Tartamundos Trotamudo dijo...

Interesante debate y valiosísimas aportaciones.

Me quedo con la idea del "banco de mierda" propuesta por un6yun4.

Anónimo dijo...

Pues yo creo estimado amigo, con todo respeto a la grandilocuencia de este peyorativo escrito, que algún día sabrás si valió la pena escribir contra Dios. Sólo al final de todo, sabrás si fue necesario escribir de esta manera.