martes, 17 de octubre de 2006

El origen de la expresión: pelillos a la mar

La expresión "pelillos a la mar", según la Real Academia de la Lengua, quiere decir "Reconciliarse dos personas".

El origen de esta expresión data del siglo XVI, cuando en la malacitana localidad de Málaga, un hombre que siempre iba a cortarse el pelo al mismo barbero vio repentinamente cortada su fidelidad cuando el barbero decidió emigrar a las Américas.

Fue entonces cuando le retiró el saludo al que había sido desde tiempos inmemoriales su amigo y peluquero. Este se lo tomó a mal, y le recomendó a un colega de su total confianza, pero el cliente no llegó nunca a congeniar con el nuevo peluquero...

Es así que aconteció que el nuevo barbero se peleó con toda su clientela, porque el nuevo cliente le hacía mala propaganda, diciendo que el barbero guardaba el pelo que les cortaba para hacer brujería con él en caso de que no le pagaran las deudas,
razón por la cual el pobre hombre tuvo que cerrar su negocio. Pero antes de hacerlo decidió batirse en duelo con el propagandista insincero. A florete.

El propagandista estuvo a punto de morir en el envite, pero le dio tiempo a pedir perdón al barbero mancillado. Entre los dos decidieron hacer las Américas llevándose todo el pelo almacenado al barco, para poder tirarlo al mar y empezar una nueva vida.

De ahí podría haber venido la expresión...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por la aclaración!