sábado, 31 de enero de 2015

Reflexión a bote pronto #284

Los amantes de la conspiranoia no se afeitan con la navaja de Ockham.

1 comentario:

Bricd dijo...



Para eso se inventaron las eléctricas y con mucho tiento; pues de algunas psicopatías y los paranoicos no se fían ni de sus manos a las que imaginan con voluntad propia.
Pura cobardía.