viernes, 5 de julio de 2013

Reflexión a bote pronto #272

No es lo mismo caer en la cuenta que caer en la cuneta.

Percátese usted.

1 comentario:

Bricd dijo...

Paradójicamente entre ambas sólo hay una trastocada o trastornada letra que las convierte en parónimas; aunque más es parodia de la vida si yendo, o viniendo, de vacaciones caes en la cuenta de que al coche no le echaste agua y te toca echarte a la cuneta... Cunetas que tantos bajos habrán visto perdiendo aceite y mientras se abren puertas maldiciéndolas llanamente con aquellos improperios: "Y a cuenta del choque mi coche me dejó tirado en la cuneta"
Eso...jeje