viernes, 6 de marzo de 2009

SPyMH19: ¡Patatas traigo!

Superpoco y Mediahostia estaban preocupados:
- Ya hace un par de meses que hemos abierto la escuela y todavía no tenemos ni un solo alumno -exponía Superpoco con el ceño fruncido.
- Los visillos verdes quedan taaaaaaaaaan bien -seguía Mediahostia a su puta bola.
- Yo creo que deberíamos poner un cartel de ¡MATRÍCULA ABIERTA! o algo así.
- ¿Decías algo?
- ¡Patatas traigo!




Let me introduce me, soy el detective Andwhat XimenesEl Inspector Ximenes se había gastado todos sus ahorros en barrachats. Estaba acabado. Desde que Sento el Gros había abandonado la investigación de expresiones (para dedicarse al mucho más rentable negocio de montar timbas clandestinas de cinquillo para las abuelas del Cabanyal), él sólo había conseguido algún qué otro trabajillo investigando el origen de alguna onomatopeya o algo así. ¡Onomatopeyas! Había caído lo más bajo que podía caer. A las alcantarillas del detectivismo expresional.

Un día, sin saber por qué, despertó con una resaca gigantesca en la estación de trenes de Sagunto. Y decidió empezar de nuevo, decidió ir a dónde había sido feliz. Y recordó que una vez se comió una rosca en Burgos, en la Pensión Angelita. Y como resulta que en ese mismo instante paraba en el andén el Tren Articulado Lento del Copón Sagunto-Burgos, en él que se subió.

El viaje (de 48 horas) fue un infierno. No sólo por lo incómodas butacas de listones de madera, sino también por lo cansino que se ponía el revisor con no sé qué de que había que pagar el billete.

Al llegar a Burgos, guióse Ximenes por el instinto y sus pies cansados, doloridos y malolientes le encaminaron a la antigua Pensión Angelita, hoy transformada en la Escuela de Superhéroes Superpoco y Mediahostia. Decepcionado, sin embargo, entró Ximenes y se encontró con una pareja de lo más peripatética: un peluche con los pies en cemento y un pingüino que leía alborozado el diario deportivo pues su equipo se había clasificado para la final de no sé qué copichuela.

- Perdón, yo...
- ¡BIENVENIDO! - espetó Superpoco.
- ¿Quieres ser superhéroe? ¡Has venido al lugar indicado! - contribuyó Mediahostia.
- Bueno, yo...
- Mira en tu interior y seguro que encuentras potencial.
- Bueno, sí, la verdad... Creo que soy capaz, tenaz y perspicaz.
- ¿Y torcaz?
- ¡Quizaz!
- Pues enhorabuena: ya estás matriculado.

(Tantas ganas tenían de tener un alumno que ni siquiera le pidieron dinero al pobre Ximenes)


(Ximenes, aclaro para los menos veteranos lectores, es un clásico de esta casa. Recomiendo muy encarecidamente la lectura de sus casos de investigación de expresiones y la serie Patatas Traigo, que igual continúa un día de estos).

2 comentarios:

Mic dijo...

Un crossover!

Ríete tú del JLA/Vengadores!

Nota mental: Intentar imaginar a nuestros héroes dibujados por George Pérez, Álex Ross o Bryan Hitch.

Carmona Dixit dijo...

Madre mía, la que se va a liar...