viernes, 27 de febrero de 2009

SPyMH18: Recapitulando

(Léase este capítulo tarareando mentalmente o silbando -los que no tengan mente- la sintonía de la mítica serie Enredo).

Superpoco era un peluche de Carabanchel que no se metía con nadie hasta que los malvados Melitones le pincharon. Y quien le busca le encuentra. Así que descubrió que tenía el superpoder del ¡SUPERGRITO REPELENTE! que invoca un vórtice y manda a los circunstantes a la isla de Lost.

Mediahostia era un pingüino de Barakaldo que trabajaba de butanero y un día los testigos de Jehová le cargaron tanto (lo cual tiene mérito en un butanero que está acostumbrado a recibir cargas) que le provocarón el ¡SUPERPEDO INCENDIARIO!

Un día, después de un Atlético-Athletic, Superpoco y Mediahostia se conocieron. Y se liaron a mamporros, pero luego se hicieron amigos y se emborracharon y descubrieron que, entre otros superpoderes, podían volar. Lo que pasa es que no podían controlar sus superpoderes absurdos.

Siguieron su vida cotidiana durante un tiempo pero Mediahostia ya no podía más y consiguió, tras una carta amenazante a los Reyes Magos, el superpoder de acertar la Lotería Primitiva.

Con el dinero ganado, pudo pagar la matrícula de Superpoco y la suya propia en la Escuela para Superhéroes ChurreríaElCanutoSusChurrosEnUnMinuto, regentada por un sórdido personaje conocido como Canuto.

Los métodos de el Canuto no convencen a Superpoco que, tras tener un extraño sueño abandona la escuela y se va a Barcelona donde se une con el lumpen y aprende que tiene un nuevo superpoder: ¡EL SUPERMASAJE DE LA VERDAD! gracias al cual se apunta su primer tanto, al conseguir desmontar una célula terrorista islamista.

Superpoco vuelve a Burgos, a la Escuela para Superhéroes ChurreríaElCanutoSusChurrosEnUnMinuto, con un plan. Convence al Canuto de que se deje hacer un masaje y este lo canta todo. Desafortunadamente, no graban la sesión. Pero gracias a las confesiones canuteras se enteran de que el personaje es un esbirro de los temibles Machancoses, que tienen un plan para acabar con el mundo.

Superpoco y Mediahostia inauguran la Escuela para Superhéroes Superpoco y Mediahostia.

(Más o menos, a grandes rasgos, esto es lo que ha pasado hasta ahora en la serie Superpoco y Mediahostia, una serie que algún día será semimítica)

2 comentarios:

Mic dijo...

Ya es mítica!

Carmona Dixit dijo...

¡O como poco semiótica!