martes, 29 de julio de 2008

viernes, 25 de julio de 2008

jueves, 24 de julio de 2008

Las tronchantes aventuras de Guimersindo del Guindo

El sino del pobre Gumersindo estaba escrito desde el mismo momento en que su padre le dictó su apellido al funcionario del Registro Civil, al cumplimentar los reglamentarios trámites de inscripción del primogénito. Gumersindo recibió una educación esmerada, cariñosa y se puede decir, sin temor a equivocarnos, que tuvo una infancia feliz. Sin embargo, el terrible error de la familia fue no instruir a Gumer (como se le conocía en la intimidad) en Botánica. De haber tenido más conocimientos en esta materia, quizás, sólo quizás, no se hubiera subido al guindo. Y, claro, no se hubiera caído..

miércoles, 23 de julio de 2008

lunes, 21 de julio de 2008

Winmicrorrelato

Se me olvidó cerrar las ventanas de mi ordenador y se me volaron todos los documentos del escritorio.

jueves, 17 de julio de 2008

miércoles, 16 de julio de 2008

La compasión ciega de Isaías Levy

Relato extraído de "La improbable vida de Bernard Lafourcade y otros relatos", muy recomendable libro de Enrique Mochales con ilustraciones de Oriol Malet. Publicado por Blur Ediciones, S.L.

Isaías Levy era un hombre temeroso de Dios. Cada día elevaba sus plegarias al cielo y con frecuencia ayunaba y se autoinflingía suplicio para purgar las culpas de la Humanidad. Se le conocía por santo varón, piadoso y compasivo. Un buen día caminaba por la ciudad cuando su compasiónse posó en un ciego que pedía limosna en una sucia esquina. Al ver tanta miseria en un solo hombre, se dirigió a Dios en pensamientos y le dijo: "Señor, señor, concédeme el privilegio de curar a este pobre ciego. Dale mi propia vista si es necesario". Puso su mano sobre la cabeza del ciego e instantáneamente se veló la luz en sus ojos, al tiempo que escuchaba los gritos de júbilo del mendigo. "¡Dios mío!", se dijo Levy, "¡Estoy ciego!", y suplicó al mendigo que le ayudase, argumentando que él le había curado. Pero el mendigo le contestó: "No sé quién es usted. No le he visto en mi vida"; y se marchó. Lo que demuestra que aunque la compasión pueda curar a un ciego, no por haber estado ciego se ha de ser por fuerza imbécil.

(Gracias a quien me lo recomendó)

martes, 15 de julio de 2008

Adivinanza tontorrona plus

¿Cúal es el cantante ideal para comenzar el baile de una boda?

Es facilísimo, lo tenéis que adivinar.

Venga, va, seguid intentándolo...

No hay que rendirse.

Bueno, si te rindes la solución está aquí.

lunes, 14 de julio de 2008

Adivinanza tontorrona

Alguien llega a un servicio público, se mea fuera de la taza, no tira de la cadena, se lava las manos y tira la toalla de papel con que se seca al suelo.

Minutos después otra persona llega al mismo WC, orina fuera del sanitario, no hace uso de la cisterna y, tras mojarse las manos, toma una toalla de papel con la que se seca y la arroja fuera de la papelera.

Poco más tarde, otro tipo entra en el mismo excusado, hace sus necesidades sin prestar demasiada atención al cuidado general de las instalaciones y arroja los desperdicios al suelo.

Horas más tarde, una persona más entra al servicio, que ya está hecho un asco, mea en el suelo y no puede tirar más papeles al suelo porque no quedan en el dispensador de toallas, pero no porque no tenga ganas…

¿Cómo se llama la escena?

Me rindo.

miércoles, 9 de julio de 2008

Adiós Sergio

Se va uno de los mejores.

Eres como una ardilla que no casca ni una nuez
y el final de la película es lo primero que suelo ver.
Y que más da, si es igual que yo diga la verdad.
Y si es igual, que más da que yo diga la verdad.

Los jerseys que te compré a cualquiera servirán
y este invierno quiero ver si ya puedes esperar
desnuda en el portal sin bostezar,
ni siquiera tiritar.

Eres la capital del peor país del mundo,
todos los que allí viajaron estuvieron de paso.
Y que más da, si es igual que yo diga la verdad.
Y si es igual, que más da que yo diga la verdad.

Pesqué un pez que era todo espinas,
se dejó toda la carne al salir del mar.

Ya no como en el plato del perro,
por las noches vuelvo a tener sueño.
Tengo un podio en mi casa,
soy el primero cuando quiero.

Ya no como en el plato del perro,
por las noches vuelvo a tener sueño.
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí,
es subnormal, es como tú...
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí,
es subnormal, es como tú...
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí,
es subnormal, es como tú...
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí,
es subnormal, es como tú...
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí,
es subnormal, es como tú...
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí,
es subnormal, es como tú...
Y el rayo cae y hace mal,
cae porque sí ...


(Descansa en paz, Sergio)

El conceto es el conceto: síndrome de isósceles

Síndrome de isósceles: obsesión enfermiza por almacenar triángulos.

martes, 8 de julio de 2008

Las tronchantes aventuras de Pedro Grillo

Pedro Grillo siempre era muy razonable. Jamás cometía ninguna imprudencia. Era un tipo que tenía un roto para cada descosío. No sonreía nunca por miedo a ser malinterpretado. El concepto de riesgo estaba profundamente arraigado en sus cromosomas. Al cruzar la calle miraba hacia cada lado diez veces, primero una a la izquierda, luego otra a la derecha, después dos a la izquierda, luego dos a la derecha y finalmente siete a la izquierda y siete a la derecha. Todo el seguro mundo sobre el que Pedro Grillo había edificando su existencia se tronchó cuando le tocó la lotería.

jueves, 3 de julio de 2008

Las tronchantes aventuras de Wenceslao Pi

Wenceslao Pi (wп en lo sucesivo) era un profesor de matemáticas aficionado a la resolución de ecuaciones de segundo grado y a trepar árboles. Un día se subió a un boj y una de las ramas del árbol se tronchó, cayendo nuestro profesor al suelo como consecuencia de ello. Fruto de la caída wп se tronchó tres costillas. Durante su convalecencia en el hospital, recibió un presente: una caja de yemas de Santa Teresa revenías. En la nota adjunta a la caja de dulces se podía leer: “wп, no hace falta que te recuperes, tus alumnos te olvidan.” El estado de ánimo de wп se tronchó.

miércoles, 2 de julio de 2008

martes, 1 de julio de 2008

Reflexión a bote pronto #155

Ahora me explico por qué nos costaba tanto pasar de cuartos. Aquí siempre hemos sido más de quintos y tercios.