miércoles, 23 de abril de 2008

Duro de oído

Un político animoso pero un poco duro de oído prometió prohibir las sumas cuando le preguntaron su opinión sobre la drogadicción.

2 comentarios:

UN6YUN4 dijo...

yo lo que peor llevo es la diccion de los drogados, no les entiendo na mas que bocadillo y mortadela, de que cojones estaran hablando??

Tartamundos Trotamudo dijo...

Mortadela y un cigarrito, es lo último que me pidió en candidato que quería derogar la adición.