martes, 25 de marzo de 2008

¿Quién es usted?

(Extracto del muy recomendable "Bienvenido al Mundo. Enciclopedia Universal Clismón" de Miguel Brieva)

De repente, sonó el teléfono. Al otro lado del auricular, sonó una voz:

voz 1: Hola, ¿quién es usted?
voz 2: ¿Cómo que quién soy?
voz 1: Sí, si no es mucha molestia, me gustaría saber con quién hablo exactamente...
voz 2: Pero...¡¿y usted?! ¿Quién es usted?
voz 1: La verdad, no lo sé...
voz 2: ¿Que no lo sabe?... ¿Y a mi qué me cuenta? ¡Y yo qué sé!
voz 1: Vaya, pensé que tal vez usted sabría...
voz 2: Pero ¿qué voy a saber yo? No le conozco a usted de nada.
voz 1: Ah... entonces, ¿no le conoce?
voz 2: ¿A quién?
voz 1: A usted.
voz 2: ¿A usted?
voz 1: Sí, acaba de decir que no le conoce a usted de nada.
voz 2: ¿Usted? Pero ¿quién demonios es usted?
voz 1: Eso es exactamente lo que yo querría saber; de hecho, esa ha sido mi primera pregunta, y tal vez hubiera sido efectiva y hubiera obtenido alguna respuesta si no me hubiera respondido con la misma pregunta que yo le hacía. Solicitaré, pues, de nuevo la información: ¿quién es usted?
voz 2: Usted... usted... llama a mi casa... ¡y se pitorrea en mis propias narices!
voz 1: ¿Lo dice en serio? ¡Qué canallada!... ¿Y lo hace muy a menudo?
voz 2: ¿Quién? ¿Qué?...
voz 1: Usted... lo de llamarle a casa y pitorrearse en sus narices... ¿Lo hace a menudo, él...?
voz 2: ¿Él?
voz 1: Usted, hombre, usted... ¡me refiero a él todo el rato!
voz 2: Pero ¿quién rayos es usted? ¡¿Quién rayos es usted?!
voz 1: ¡Ah! Ya veo que comienza a picarle también la curiosidad. Menudo temita, ¿eh? Tremendamente complicado. Llevo toda la vida, se podría decir, tratando de saber quién es usted, y aún no he podido obtener más que vagas pistas al respecto. Que si usted es un mamarracho, que si a usted deberían encerrarle... siempre mascullado entre gruñidos... y ahora lo de que le llama a casa para pitorrearse. ¡Menudo elemento debe de estar hecho ese usted! Ya me gustaría a mi decirle un par de cosas, ya me gustaría...
voz 2: ¿Es que no ve usted que usted... es usted?
voz 1: No sé, parecería de lo más normal, pero habría que preguntárselo a él.
voz 2: ¡No! Usted, su persona... la persona que habla conmigo en estos mismos momentos... ésa... ¡ésa es usted!
voz 1: ¿Quién? ¿YO?
voz 2: ¡Sí! ¡USTED!
voz 1: ¿Yo o usted?
voz 2: Usted es yo... y usted a la vez.
voz 1: ¡Qué complicación! ¿En qué quedamos, entonces? ¿Yo soy yo y usted a la vez?
voz 2: ¡Exactamente!
voz 1: ¡Vaya!... ¡Ésta sí que es buena!... Por si no tenía suficiente con ser yo, ahora además tengo que ser también usted.

(Gracias Melush por la insistencia en la recomendación)

4 comentarios:

Mic dijo...

Homenaje a Carroll

Tartamundos Trotamudo dijo...

¿Lewis o King?

UN6YUN4 dijo...

mi Carroll me lo robaron...
Gracias por la recomendacion, le he echado un vistazo y tiene muy buena pinta de Guinness.

Airos dijo...

De mayor quiero ser como usted.

¿Ese Carroll no será Pepe?