miércoles, 20 de diciembre de 2006

El origen de la expresión: por arte de birlibirloque (grand finale)

sigue de El origen de la expresión: por arte de birlibirloque (primera parte)

El Chungo vivía en un cuarto piso sin ascensor. Su mujer me esperaba junto a la puerta y, sin decir nada, me condujo hacia el salón donde el Chungo estaba incrustado en un sillón de orejas. Su atuendo consistía en unos calzoncillos y un batín de color indeterminado. Tenía un bote de cerveza de oferta en la mano. Nadie me ofreció nada de beber. Nada más entrar, el Chungo me gritó: "Shhhh... calla!!!", atentísimo a la televisión. Un cuarto de hora después, cuando se produjo la primera pausa publicitaria, me miró por primera vez:
- ¿Sabes algo del origen de la expresión "por arte de birlibirloque"? -le interrogué.
- ¿Habíamos quedado en cincuenta leuros, no?
- No, dije cuarenta, pero sean cincuenta. Siempre que tu información sea garantizada.
- Yo no dispongo de esa información pero sé dónde puedes buscarla.

Media hora después me encontraba frente a la playa de Las Arenas, en un garito llamado Vivir Sin Dormir, esperando a que alguien hiciera acto de presencia. Con sesenta euros menos en la cartera. Mis dotes negociadoras las dejas colgando y parecen chorizos.

El Mago Eugenio de Valdepeñas hizo acto de aparición. Es uno de los últimos exponentes que quedan del espectáculo de varietés y callejero. El pobre está muy venido a menos, pero todavía sigue contando sus chistes "recién traídos de Madrid", al tiempo que hace trucos de magia más viejos que la picor. Entrañable Eugenio.

Tras su actuación y mi desembolso, le pregunté: "Eugenio, ¿tú sabes algo del "arte de birlibirloque?" Sus ojillos brillaron. Esa noche cenaría caliente. Se sentó, pidió algo de comer y una cerveza ("que no sea Heineken") y, entre circunloquios y aforismos, me contó esta historia:

En la posguerra llegó a Valencia un barco americano que quedó atracado en el puerto durante varios meses. El armador no tenía dinero para moverlo y la tripulación se quedó tirada. Algunos volvieron a América y otros se quedaron en Valencia.

Los hermanos Billy y B. Locke, de jóvenesEntre los que se quedaron estaban los gemelos Billy y B. Locke, que tenían una fama merecidísima de juerguistas, mujeriegos, aficionados al juego y a las trampas. Siempre iban juntos a todos los sitios y muchas veces la armaban en los bares, en algunos de los cuales se les prohibió la entrada.

Cuando las cosas empezaron a ir mal dadas para los gemelos Locke, estos comenzaron a perfeccionar una de sus habilidades ocultas: la de carteristas. Entraban en los tranvías, uno por cada punta y arramplaban con todo... La policía ya no sabía qué hacer con ellos.

Pero un día, un empresario alemán decidió llevárselos a un teatro de varietés y explotar sus habilidades como magos-humoristas. Es así que se me empezó a hablar del "arte de birlibirloque" (españolización chunga de sus nombres) y a raíz del recuerdo de su habilidad para levantar carteras y relojes, se comenzó a decir "por arte de birlibirloque" cuando alguien hacía algo con métodos poco claros, entre la magia, la prestigitación o la trampa... Así fue. Aquellos eran buenos tiempos.

Casi se me saltan las lágrimas con la narración de Eugenio de Valdepeñas. Le di las gracias y un puñado de euros. Pagué la cena y volví a casa. Escribí el informe, se lo mandé a Sento el Gros y me metí en la cama. Otro caso resuelto.

7 comentarios:

la pícara valenciana dijo...

gran mago y mejor persona eugenio de valdepeñas, lo que no me ha quedado claro es el nombre del segundo hermano... era bird acaso?

Tartamundos Trotamudo dijo...

Sí que lo es, sí... Grande Eugenio de Valdepeñas (personaje real).

El nombre del segundo hermano (el bajito) no se conoce. Se le llamaba siempre por la inicial. Es una cosa que hacen mucho los americanos, eso de llamarse o hacerse llamar por una inicial.

Anónimo dijo...

Podría decirse entonces que, del segundo gemelo, inicialmente se desconoce su nombre?

Tartamundos Trotamudo dijo...

Podría decirse. En este blog no censuramos nada...

Y para demostrarlo, lo voy a decir yo mismo: "del segundo gemelo, inicialmente se desconoce su nombre"

Ya está ;-)

Fan McKEnzie dijo...

Como miembro y fundador del Club de Fans de Sento el Gros , pido un spin-off (que tenga serie propia , amos) del torturado, incomprendido y nunca suficientemente alabado Sento.

Que gran personaje.

¿Podría ser la historia de su juventud? ¿El sento rojo?

Tartamundos Trotamudo dijo...

Anotamos la idea, don Fan. No aseguramos que no caiga en saco roto, pero tampoco que nos pongamos a trabajar en ella inmediatamente.

Sento el Gros, la de historias que tiene que contarnos este hombre.

el profe dijo...

Bonita utilización de una palabra casi en desuso, vive Dios.... Arramplar, hacía años que no la oía.

Gracias por el bonito relato... Sería mucho más divertido que los orígenes de todas esas expresiones fueran tan variopintos como tú los ideas.

Espero NO verte durante el orgasmo global, no me lo tomes a mal :-)